Jueves, 11 de marzo de 2021

Desde la secretaría del obispado de Tenerife nos remiten  BENDICIÓN DE LOS PADRES  como sugerencia para el Día de San josé

 

RITOS INICIALES

 

El celebrante dice:

- En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos se santiguan y responden:

R/. Amén.

El ministro, si es sacerdote o diácono, saluda a los presentes, diciendo:

-         El Señor Jesús, nacido de María Virgen, esposa del justo José, esté siempre con todos vosotros.

Todos responden:

R/. Y con tu espíritu.

El celebrante invita a los presentes a recibir la bendición con esta monición:

Con alegría y gratitud dirigimos nuestra mirada al Dios Providente que eligió a san José como padre bueno y prudente para ser custodio solícito de Jesús y María. Pidamos en esta celebración por todos los padres de familia, para que teniendo como modelo a san José hagan de sus hogares un lugar propicio para el servicio y honra de Dios.

 

LECTURA DE LA PALABRA DE DIOS

Luego el lector, uno de los presentes o el mismo celebrante, lee este texto

Samuel [7, 4-5a. 12-14a. 16]

El Señor Dios le dará el trono de David, su padre

 

Escuchad, hermanos, las palabras del segundo libro de Samuel:

En aquellos días, recibió Natán la siguiente palabra del Señor:

-«Ve y dile a mi siervo David: “Esto dice el Señor: Cuando tus días se hayan cumplido y te acuestes con tus padres, afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas, y consolidaré su realeza. Él construirá una casa para mi nombre, y yo consolidaré el trono de su realeza para siempre. Yo seré para él padre, y él será para mí hijo. Tu casa y tu reino durarán por siempre en mi presencia; tu trono permanecerá por siempre.”»

 

Palabra de Dios

Salmo responsorial: Sal 88, 2-3. 4-5. 27 y 29 (R.: 37)

 

R. Su linaje será perpetuo.

 

Cantaré eternamente las misericordias del Señor,

anunciaré tu fidelidad por todas las edades.

Porque dije: «Tu misericordia es un edificio eterno,

más que el cielo has afianzado tu fidelidad.»

 

R. Su linaje será perpetuo.

 

Sellé una alianza con mi elegido,

jurando a David, mi siervo:

«Te fundaré un linaje perpetuo,

edificaré tu trono para todas las edades.»

 

R. Su linaje será perpetuo.

 

Él me invocará: «Tú eres mi padre,

mi Dios, mi Roca salvadora.»

Le mantendré eternamente mi favor,

y mi alianza con él será estable.

 

R. Su linaje será perpetuo.

 

El celebrante, según las circunstancias, exhorta brevemente a los presentes, explicándoles la lectura bíblica, para que perciban por la fe el significado de la celebración.

 

PRECES

 

El celebrante invita a los presentes a elevar sus intenciones al Padre:

 

Poniendo nuestra confianza en el Dios Providente, que eligió a san José con una

vocación singular de padre en el hogar de Nazaret, supliquémosle diciendo:

 

R/. Da un corazón bueno y solícito a nuestros padres

 

Padre de bondad, que otorgaste el don de la prudencia a san José,

- concede a todos los padres este mismo don para que defiendan su familia

de todo peligro.

 

R/. Da un corazón bueno y solícito a nuestros padres

Padre de ternura, que concediste a san José un profundo espíritu de oración,

- haz que los padres procuren el silencio en su vida para que sean hombres

de recia vida interior.

 

R/. Da un corazón bueno y solícito a nuestros padres

 

Padre solícito, que en san José nos muestras este singular don,

- capacita a los padres para que siempre estén atentos a las necesidades

de cuerpo y alma de su esposa e hijos.

 

R/. Da un corazón bueno y solícito a nuestros padres

 

Padre providente, que en san José nos muestras un ejemplo de fidelidad

exquisita a tu voluntad,

- haz que los padres cumplan con este mismo celo su misión de educar

en cristianamente a sus hijos.

 

R/. Da un corazón bueno y solícito a nuestros padres

 

Padre de la sencillez, que otorgaste a san José la discreción y humildad,

- haz de nuestros padres vivan estas virtudes esenciales para la familia

y la sociedad.

 

R/. Da un corazón bueno y solícito a nuestros padres 

 

ORACIÓN DE BENDICIÓN

 

El celebrante con las manos extendidas dice la siguiente oración de bendición:

 

Padre de la vida, Señor de la historia,

que prometiste a tu siervo David

una descendencia salida de sus entrañas

y que, en José, hombre justo,

cumpliste tu palabra.

Te damos gracias por la vida de aquel

que pusiste al frente de tu familia

para que haciendo las veces de padre

cuidara a tu Hijo unigénito,

concebido por obra del Espíritu Santo

en las entrañas de María Virgen.

Te suplicamos te dignes bendecira estos padres,

para que sean hombres justos y prudentes,

solícitos y llenos de temor de Dios;

que brillen por una humilde discreta y un servicio constante;

que eduquen a sus hijos en tu suave Ley

y les enseñen a amar y cumplir tus mandatos;

que sean esposos fieles en los que sus hijos

encuentren un modelo de vida y entrega.

Acompaña siempre sus pasos y haz que

vivan unidos a tu corazón de Padre,

para que un día gocen de tu presencia en el hogar del Cielo.

 

Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Todos responden:

 

R/. Amén.

 

CONCLUSIÓN DEL RITO

 

El celebrante bendice a los fieles con las manos extendidas

 

Dios misericordioso,

que en san José nos muestra su Corazón

paterno, colmado de bondad y solicitud,

os conceda por su Hijo la mejor de sus bendiciones

 

Todos responden:

R/. Amén.

 

El celebrante imparte la bendición:

Y la bendición de Dios Todopoderoso

Padre, Hijoy Espíritu Santo descienda sobre vosotros.

La alegría del Señor sea nuestra fuerza. Podéis ir en paz

 

Todos responden:

R. Demos gracias a Dios.

_____________________________


 | Enviar